miércoles, noviembre 14, 2012

Impreso vs Imprimido

¿He impreso o he imprimido? Es un tema que, de alguna u otra forma sale bastante a debate (al menos en mi trabajo). Aprovechando que hoy me ha dado la vena lingüista he investigado, y efectivamente la conclusión a la que solemos llegar es la correcta. Su uso es indistinto, aunque existan ciertas preferencias. En concreto se utiliza más impreso en América qu een España. Y, a mí personalmente me gusta más decir "está impreso", pero "he imprimido" y no "he impreso". Es decir, utilizo impreso como adjetivo (y como nombre al nominalizar el adjetivo) e imprimido como participio.

De hecho, como podéis observar abajo éste es el uso que se le da a ciertos grupos como atendido/atento, siendo atendido un participio y atento sólo (este sólo que ahora no es necesario acentuar, pero eso para otro día) un adjetivo, no siendo posible utilizarlo como participio (he atendido vs. he atento).

Los dobles participios son propios otros dos verbos, siendo sólo tres verbos aquellos con esta característica: imprimir, freir y proveer.

A continuación os dejo lo que dice la RAE sobre ello:

Imprimir:
Tiene dos participios: el regular imprimido y el irregular impreso. Aunque existe hoy una clara tendencia, más acusada en América que en España, a preferir el uso de la forma irregular impreso, ambos participios pueden utilizarse indistintamente en la formación de los tiempos compuestos y de la pasiva perifrástica: «Habían impreso en su lugar billetes de a cien» (GaMárquez Amor [Col. 1985]); «La obra [...] circulaba dos años después de haber sido impresa en una ciudad protestante» (Trabulse Orígenes [Méx. 1994]); «En total se han imprimido 35 000 carteles» (Mundo [Esp.] 11.11.96); «Esta obra ha sido imprimida por La Torre de Papel» (Prensa [Nic.] 21.10.97). En función adjetiva se prefiere en todo el ámbito hispánico la forma irregular impreso: «Contempló una vez más la imagen impresa en la tarjeta postal» (Martini Fantasma [Arg. 1986]).


  Los únicos verbos que en la lengua actual presentan dos participios, uno regular y otro irregular, son imprimir (imprimido/impreso), freír (freído/frito) y proveer (proveído/provisto), con sus respectivos derivados. Los dos participios pueden utilizarse indistintamente en la formación de los tiempos compuestos y de la pasiva perifrástica, aunque la preferencia por una u otra forma varíe en cada caso:
  Hemos imprimido veinte ejemplares / Habían impreso las copias en papel fotográfico.
  Nos hemos proveído de todo lo necesario / Se había provisto de víveres abundantes.
  Las empanadillas han de ser freídas dos horas antes / Nunca había frito un huevo.

  No debe asimilarse el caso de estos participios verbales irregulares con el del nutrido grupo de adjetivos procedentes de participios latinos, como abstracto (del latín abstractus, participio de abstrahere), atento (del lat. attentus, part. de attendere), confuso (del lat. confusus, part. de confundere), correcto (del lat. correctus, part. de corrigere), contracto (del lat. contractus, part. de contrahere), tinto (del lat. tinctus, part. de tingere), etc. Algunas de estas formas pueden haber funcionado como participios verbales en épocas pasadas del idioma, pero hoy funcionan solamente como adjetivos y, por lo tanto, no se usan en la formación de los tiempos compuestos ni de la voz pasiva de los verbos correspondientes (no se dice Han contracto matrimonio o Son correctos por el profesor, sino Han contraído matrimonio o Son corregidos por el profesor). Por lo tanto, la consideración de estos verbos como «verbos con doble participio» carece de justificación gramatical.